EL GRAN DIÁLOGO NACIONAL

El Diálogo Nacional fue convocado por el presidente Juan Orlando Hernández luego que junto al Consejo de Defensa y Seguridad propusiera establecer un Sistema Integral Hondureño de Combate a Impunidad y la Corrupción (SIHCIC).

Mediante la SHCIC el gobierno hondureño busca el fortalecer la investigación criminal y persecución penal, impartición de justicia, la seguridad de operadores de justicia, sus familias e instalaciones; así como establecer un observatorio de la justicia y un sistema de integridad del sector privado.

Mediante un diálogo abierto y sin condiciones el Presidente Hernández se sentó en la mesa con más de 20 sectores de la sociedad hondureña, además escuchó los planteamientos realizados por los diferentes grupos organizados sobre temas de interés nacional que, a su juicio deben también integrar la agenda de discusiones en el contexto del Diálogo.

Además el Gobierno de Honduras mandó una carta a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) solicitando el acompañamiento de estos organismos internacionales en Dialogo Nacional.

Atendiendo dicha solicitud el pasado 08 de agosto el Secretario General de la OEA, Luis Almagro presentó a John Biehl, quien será el facilitador internacional del proceso y cumplirá el papel de propiciar los espacios del diálogo con los distintos sectores de la sociedad hondureña.

El secretario general de OEA aseguró que el Diálogo Nacional promovido por el presidente Juan Orlando Hernández será un espacio para fortalecer la legitimidad de la democracia y la transparencia y para contrarrestar la corrupción en el país.

Por su parte Biehl señaló que el espacio del Diálogo Nacional es la herramienta más importante de la democracia, al tiempo que agradeció al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y al presidente Hernández por desarrollar un diálogo, en el que Honduras está diciendo que ya no hay que ver al pasado.

El Diálogo también es respaldado por facilitadores nacionales designados por las iglesias Católica y Evangélica; monseñor Rómulo Emiliani, al padre Antonio Salinas y al ingeniero Luis Gómez, por la iglesia Católica y los pastores Jorge Machado, Benito Benavides y Miguel Muñoz por la iglesia Evangélica.


GÉNESIS DEL DIÁLOGO

En aras de fortalecer la transparencia y combatir la corrupción y la impunidad desde el 23 de junio el mandatario hondureño y el Consejo de Defensa y Seguridad propusieron la creación del Sistema Integral Hondureño de Combate a la Impunidad y la Corrupción (SIHCIC).

Para socializar el tema y conocer la opinión de la población el presidente Hernández inició el 24 de junio una ronda de socializaciones con más de 20 sectores como ser colegios profesionales, centrales obreras, grupos campesinos, empresa privada, la Federación Nacional de Agricultores de Honduras (FENAGH), medios de comunicación, representantes de la academia, alcaldías, cuerpo diplomático entre otros.

El 25 de junio el presidente Hernández envió una carta a la Organización de la Naciones Unidas (ONU) y Organización de los Estados Americanos (OEA) solicitándoles que enviaran facilitadores para que participaran en el diálogo nacional

El 30 de junio la OEA anunció que facilitaría el "Diálogo Abierto y sin Condiciones" convocado por el presidente de Honduras. Los términos de la cooperación fueron acordados en New York, Estados Unidos por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, el Canciller de Honduras, Arturo Corrales, y el Secretario General Adjunto para Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman.

En el marco del Diálogo Nacional entre el 5 al 10 de julio estuvo una misión de la ONU y la OEA que se reunión con diferentes sectores de la sociedad hondureña. La misión estaba representada por John Biehl en representación de la Organización de Estados Americanos y Andrés Salazar, Alejandro Bendaña y Brenden Varma por las Naciones Unidas.

El 6 de julio las Iglesias Católica y Evangélica nombraron facilitadores para el Diálogo Nacional para enfrentar los desafíos sociales que demandan los hondureños.

El 10 de julio el mandatario hondureño comenzó la socialización del Diálogo a nivel nacional reuniéndose con los Consejos Regionales para abordar con diferentes sectores temas de interés nacional que han sido planteados durante la socialización del dialogo y que son torales para lograr un desarrollo incluyente e equitativo que el país requiere.

El 28 de julio el presidente anunció que la OEA designó al embajador chileno John Biehl Del Río como facilitador para que participe en el Diálogo Nacional "inclusivo y sin condiciones" en la lucha contra la corrupción e impunidad que impulsa el Gobierno.

El 5 de agosto el gobierno hondureño aprobó la creación de la Unidad Técnica de Apoyo al Diálogo Nacional, que financiará y respaldará el proceso del diálogo a fin que los facilitadores y relatores de la OEA y ONU tengan todas las herramientas necesarias para que realicen eficientemente su labor.

El 08 de agosto, con llegada de los facilitadores internacionales, inicia la etapa de profundización del Diálogo Nacional, en aras de estructurar un plan contra la corrupción y la impunidad.